CRISPR

CRISPR es una tecnología que se puede usar para editar genes y, como tal, probablemente cambiará el mundo. Veamos cómo y por qué.

Qué es CRISPR

La esencia de CRISPR es simple: es una forma de encontrar un fragmento específico de ADN dentro de una célula. Posteriormente, el siguiente paso en la edición de genes CRISPR suele ser alterar esa pieza de ADN.

Sin embargo, CRISPR también se ha adaptado para hacer otras cosas, como activar o desactivar genes sin alterar su secuencia.

Cuándo se inventó el CRISPR

Previo al 2012, cuando se inventó el CRISPR, ya se habían presentado algunas formas de editar los genomas de algunas plantas y animales.

No obstante, tomó años y costó cientos de miles de dólares. Desde entonces, CRISPR lo ha hecho mucho más económico y fácil.

Para qué se usa el CRISPR

El CRISPR se usa para las investigaciones científicas desde entonces y, en un futuro no muy lejano, muchas de las plantas y animales en nuestras granjas, jardines u hogares pueden haber sido alterados con CRISPR. De hecho, algunas personas ya están comiendo alimentos “editados” con CRISPR.

La tecnología CRISPR también tiene el potencial de transformar la medicina, permitiéndonos no solo tratar sino también prevenir muchas enfermedades.

Incluso podemos decidir usarlo para cambiar los genomas de nuestros hijos. Un intento de hacer esto en China ha sido condenado como prematuro y poco ético, pero algunos piensan que podría beneficiar a los niños en el futuro.

CRISPR también se está utilizando para todo tipo de otros propósitos, desde la toma de huellas dactilares de las células y el registro de lo que sucede dentro de ellas hasta la dirección de la evolución y la creación de impulsores genéticos.

Proteínas Cas

La clave de CRISPR son los muchos sabores de las proteínas Cas que se encuentran en las bacterias, donde ayudan a defenderse de los virus. La proteína Cas9 es la más utilizada por los científicos.

Esta proteína se puede programar fácilmente para encontrar y unirse a casi cualquier secuencia objetivo deseada, simplemente dándole un trozo de ARN para guiarla en su búsqueda.

Proteínas CRISPR Cas9

Cuando la proteína CRISPR Cas9 se agrega a una célula junto con un trozo de ARN guía, la proteína Cas9 se engancha con el ARN guía y luego se mueve a lo largo de las hebras de ADN hasta que encuentra y se une a una secuencia larga de 20 letras de ADN que coincide con parte de la secuencia de ARN guía.

Eso es impresionante, dado que el ADN empaquetado en cada una de nuestras células tiene seis mil millones de letras y mide dos metros de largo.

Lo que sucede a continuación puede variar. La proteína Cas9 estándar corta el ADN en el objetivo. Cuando se repara el corte, se introducen mutaciones que generalmente inhabilitan un gen.

Este es, con mucho, el uso más común de CRISPR. Se llama edición del genoma, o edición de genes, pero por lo general los resultados no son tan precisos como implica ese término.

CRISPR también se puede usar para realizar cambios precisos, como reemplazar genes defectuosos (edición del genoma real), pero esto es mucho más difícil.

Se han creado proteínas Cas personalizadas que no cortan el ADN ni lo alteran de ninguna manera, sino que simplemente activan o desactivan los genes: CRISPRa y CRISPRi respectivamente.

Sin embargo, otros, llamados editores de base, cambian una letra del código de ADN por otra.

Entonces, ¿por qué se llama CRISPR? Las bacterias utilizan las proteínas Cas para destruir el ADN viral.

Agregan fragmentos de ADN viral a su propio genoma para guiar a las proteínas Cas, y los patrones extraños de estos fragmentos de ADN son lo que le dio a CRISPR su nombre: repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas.

Ahora que ya conocés todo lo que necesitabas saber sobre el CRISPR, también puedes leer:

Por Hernán Roble

Investigador y divulgador científico, apasionado por las ciencias y fundador de Enclave Científico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.